La Rioja, tierra con sabor y nombre de vino

Cuando mis amigos de la República Dominicana me preguntan: “¿Que tal España?” suelo contestar que es genial, tan rica cultural y geográficamente, con tantas caras por mostrar, tantos lugares por visitar. Y definitivamente La Rioja es uno de esos sitios dignos de recorrer, que quedan en el recuerdo, en el paladar y en el corazón.

Recorrido por La Rioja

Tuve la oportunidad de visitar la región en mi viaje de fin de máster, luego de haber barajado varias opciones, considero que hicimos una buena elección. A pesar de no haber ido en época de vendimia, pudimos apreciar como se vive la cultura del vino en La Rioja. No pienso extenderme hablando de las bondades de esta región, si no presentarles mi lista de lugares que no puedes dejar de visitar. Sigue leyendo

Anuncios

La Rioja en cine

Provincia vinícola por antonomasia, La Rioja lleva unos años apostando fuerte por su gran recurso: el vino.
Basando el grueso de su estrategia turística en el disfrute de sus paisajes, gastrononía y, cómo no, de sus afamados caldos, ha puesto en marcha campañas innovadoras centradas en la interactividad y en el uso de las redes sociales.
Su campaña “Un año sabático”, ha supuesto una repercusión sin precedentes en los medios, sobretodo en los sociales.
Más adelante me gustaría comentar con mayor profundidad esta inciativa, pero de momento os dejo una serie de spots rodados como falsos trailers de película. Son cortitos. 40 segundos de nada.
Una idea original. Aunque, igual que comentaba Victoria el otro día sobre las acciones de El Campello, me da la sen Sigue leyendo

Mi “hola” al mundo

Por fin inauguramos el blog y qué mejor manera de hacerlo que hablando sobre uno de mis trending-topics personales: el enoturismo.

Ay. Sí.                                                                                                   

El enoturismo.

Qué bonito.

Con sus bodegas y sus barricas y sus enólogos…

¡Y se bebe! ¡GRATIS! ¡Viva el jolgorio!

Ejem. Tranquilidad.

Pues sí, se catan vinos. Faltaría más.

Pero no sólo de brindis vive el enoturismo.

Sigue leyendo